martes, 11 de mayo de 2010

AUTORIZADA LA OBRA DE RESTAURACIÓN DEL “Arquillo del Ayuntamiento” de Sevilla


El arquillo y el conjunto de la fachada Este del Ayuntamiento de Sevilla forma parte de un edificio renacentista construido entre 1527 y 1561 bajo el diseño del arquitecto Diego de Riaño. Todo ello será sometido a un profundo proceso de restauración para recupere el esplendor perdido con el paso de los años. No debemos olvidar que el edificio está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y que constituye uno de los principales iconos de este estilo arquitectónico de la capital hispalense. La última limpieza de la fachada se llevó a cabo para la Exposición Universal de 1992, sin bien el abundante tráfico que padecía esta zona hasta hace escasamente un año han vuelto a producir el ennegrecimiento de la fachada.

Recientemente, el alcaide del Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial, Antonio Rodríguez Galindo, explicó a diversos medios de comunicación que el citado proyecto impulsado desde este organismo encargado de la conservación de los grandes monumentos cuenta con un presupuesto de 120.000 euros destinados a devolver al arquillo y el sector este de la fachada del Ayuntamiento todo su esplendor como una de los máximos exponentes del arte plateresco.

La actuación se dividirá en varias fases. La primera, que durará 8 meses, comenzará el próximo mes de junio y actuará en el Arquillo, primitiva entrada al convento de San Francisco. Se actuará tanto en el exterior como en la bóveda interior del mismo. Posteriormente, ya en 2010 seguirán las siguientes fases, consolidándose y limpiándose la fachada de la Plaza de San Francisco, tanto la del siglo XVI como la neoclásica.

Rodríguez Galindo señaló que la intervención posee ya el “visto bueno” de la comisión provincial de Patrimonio Histórico, adscrita a la Consejería de Cultura, cuyos miembros incluso han "felicitado" al Patronato por la naturaleza del proyecto y los aspectos contenidos en esta actuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada