viernes, 14 de mayo de 2010

UN PASEO POR EL JARDÍN DE LAS DELICIAS


El Jardín Americano, ubicado en el entorno del Parque Científico y Tecnológico de la Isla de la Cartuja, ha reabierto sus puertas tras 18 años en los que ha permanecido cerrado, con una inversión por parte del Ayuntamiento y de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) de 8,5 millones de euros.
El jardín americano, será más grande que el que legó la Expo 92, ya que cuenta con un itinerario peatonal y ciclista que enlazará Los Remedios con el Alamillo a través de pasarelas flotantes sobre el río y un bosque en galería con más de 4’5 kilómetros de longitud.

Es único a nivel nacional por su contenido exclusivo en especies americanas (más de 400 diferentes de las 615 que llegó a tener) como el magnolio o el liriodendrón. Muchas otras especies son de nueva incorporación y compensan en gran parte el número de especies que se han perdido a lo largo de estos últimos 16 años. Existe un umbráculo, con una superficie de 1.700 metros cuadrados, formado por lamas de madera, un Jardín de la Esclusa ampliado, con una instalación afín de carácter didáctico, un Jardín Acuático, que se localiza en un lago que conecta con el río a través de un sistema de cascadas, un Jardín de Ribera, que discurre por la orilla del río y que destaca por su diversidad vegetal, un Jardín de las Palmeras, el Jardín de las Cactáceas y Plantas Crasas, el Muro Ajardinado, y el Jardín de la Pasarela y las Pérgolas, estructuras de soporte para plantas colgantes que aportan sombra.

Dentro del Jardín Americano se encuentra ubicado el Pabellón de la Naturaleza, dotado con Salón de Actos --160 plazas-- totalmente equipado con equipo audiovisual, en el que actualmente se encuentra la sede de la Fundación Naturalia XXI --"impulsor ciudadano del proyecto"--, así como oficinas municipales del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento hispalense.

Por otro lado, esto puede aportar aspectos positivos a la ciudad como nuevas zonas de acceso a barrios relativamente alejados, a la vista muy agradable debido a la diversidad paisajística que encontramos en su recorrido.
Se trata de un atractivo más para la ciudad desde el punto de vista turístico, un tanto diferente a lo que la ciudad nos tiene acostumbrados.
Cuenta además con recursos didácticos como el Pabellón de la naturaleza que bien podría ser aprovechado por los profesores de los centros escolares para un currículo integrador de todas las materias no sólo patrimoniales sino ambientales, biológicas, etc. Así, creo que es parte de todos, no sólo de las instituciones, el mantenimiento de este Jardín.

Sólo quienes encontraron sosiego bajo la espesura de sus sombras en el trepidante universo de ocio y sensaciones de la Expo 92 de Sevilla podrán hacerse una idea de lo que supone para la ciudad la reapertura del Jardín Americano de la Cartuja.

Ana Álvarez López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada