lunes, 10 de mayo de 2010

LA RUINA ROMANA


El Imperio Romano poco a poco se desmorona. Tras la reciente caída de parte de la Domus Aurea de Nerón, este fin de semana el Anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo, ha perdido tres fragmentos de su galería central. Según informó el Miniterio de Cultura Italiano, el monumento elevado en el año 80 d.C vive en estos días pequeños procesos de restauración de algunas zonas de su trazado, pero éste nuevo episodio pone en evidencia la necesidad de un mayor control entorno a éstos monumentos.

El desprendimiento se produjo a las seis de la mañana del domingo y "las causas de la pérdida de menos de un metro cuadrado de material se deben a las variaciones termohidrométricas", informaron desde el Ministerio Italiano evidenciando que los equipos de restauración ya se han puesto manos a la obra para evitar que este tipo de incidentes se vuelva a repetir.

En 15 días se dará a conocer los nombres de los empresarios que se han comprometido a invertir en la restauración del Coliseo. Los arqueólogos piden financiación "El episodio vuelve a plantear con fuerza el asunto de la conservación preventiva programada", concluye el comunicado difundido desde el Ministerio Italiano, haciéndose eco del llamamiento lanzado por los arqueólogos romanos que pedían un aumento de la financiación.

El subsecretario para los Bienes Culturales, Francesco Giro, ha anunciado que en 15 días se dará a conocer los nombres de los empresarios que se han comprometido a invertir en la restauración del Coliseo. La faraónica obra costará unos 23 millones de euros "y a la cabeza del grupo de inversores a Diego Della Valle, empresarios romanos, y hasta un hombre de negocios japonés", ha señalado Giro.

Personalmente, creo que hasta que "no se le ven las orejas al lobo", no se hace nada por el patrimonio. Que están esperando que obras tan emblemáticas e históricas, que pertenecen a la humanidad, se caigan con tanto pensar en guerras, mandar cohetes al espacio o hacer fiestas en sus yates (lo digo por Berlusconi); qué vergüenza que no se tenga dinero para financiar las obras de restauración de esta magnífica obra de arte, símbolo para muchos del poder dde esa roma de gladiadores y de Césares, pero como ocurre con todo, todo se pierde, meno mal que existen estos "ricachones" que financien ésta restauración de una gran mole, porque visto está, que hasta que no pasa algo no se actúa.

Amparo Gallo Cuervo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada